Templates by BIGtheme NET

1ª y 2ª Edición

SUS ORIGENES

El Festival del Hachero Riojano tuvo origen en dirigentes y pobladores de la localidad del interior departamental de El Tala, ubicada a unos 35 km. al sur de esta ciudad, siendo su primera y segunda edición en el año 1976 y 1977 en aquella localidad sureña, y en la que sus organizadores debieron sortear dificultades de distancia, y la falta de servicios esenciales como la energía eléctrica que elevaron sus costos a niveles tales que su continuidad en esas condiciones se tornó imposible. De allí su impasse en el tiempo, pero no en la mente de dirigentes, pobladores y simpatizantes que guardaron la idea de continuarlo, “quizás en Chepes”, a decir de unos dirigentes.

Después de 25 años, se hace realidad aquella intención y a partir del año 2003, en el predio de 6 hectáreas del complejo deportivo que el Club Estudiantes El Tala posee en esta ciudad, se lleva a cabo todos los años otra edición de aquel festival que tuvo gran éxito.

Quedará en el tiempo, aquel escenario construido en el bordo de una represa y el predio del festival cerrado con “quincha”, (especie de “pared” construida con jarilla, que suele utilizarse precisamente para reemplazar paredes en viviendas de extrema precariedad).

Actualmente el Festival, es una expresión cultural que conjuga un homenaje al trabajador de campo con el arte, a través del canto, danzas, representaciones teatrales, poesías, homenajes, exposiciones artesanales, comidas típicas, entre otras cosas.

Hoy el predio donde se realiza el festival, cuenta con una cancha de fútbol cerrada y con piso de césped (la primera en esta ciudad), un predio de atletismo, una forestación que invita a pasar “un día de campo en plena ciudad” donde la familia puede “hacer rancho aparte o conjunto” y prenderse en una mateada o llegarse hasta la cantina y solicitar lo necesario para pasar un hermoso día.

La propuesta para estas ediciones será mucho más amplia que en aquellas oportunidades, pues tiene previsto una exposición y venta artesanal, literaria, productiva y asociativa, donde podrá adquirirse desde un libro o artesanía, hasta algún chacinado de cabra, un chivito crudo o asado o hasta uno o varios platos de chanfaina, y por supuesto, disfrutar del canto y danza con interpretes locales, regionales y de nivel nacional.

La idea que prevaleció en esta renovada propuesta fue la de ofrecer al público no solamente un festival folclórico, si no darle cabida a las expresiones de la cultura general locales y de la región.

Cabe destacar que en la 14ª Edición del 2014 el festival se dividió en dos noches, una folklórica y otra de música popular y regional. La misma tuvo una gran aceptación logrando una gran concurrencia de público.

Audios 2ª Edición

Fotos 2ª Edición

Comentar